jueves, 17 de noviembre de 2011

Napoleon's Battles, el juego veterano de Avalon Hill PRIMERA PARTE

Hola a todos,
Hoy le toca el turno a uno de los juegos más veteranos de entre los wargames: Napoleon's Battles

Se trata de otro wargame táctico, especialmente diseñado para GRANDES batallas. La escala recomendada para las miniaturas es 15 mm.

Empecemos a comentar lo que nos vamos a encontrar en la caja, porque este juego, en lugar de venir un reglamento en solitario, viene editado en caja.





Como todos los juegos de Avalon Hill está diseñado para empezar a jugar ya, aunque no tengas ninguna miniatura y sea este tu primer reglamento. Aunque, por supuesto, es necesario jugar con miniaturas. Me explico: Al abrir la caja nos encontramos el libreto del reglamento, un libreto de escenarios y un libreto de "Introducción a los juegos con miniaturas", fichas de ejército (muy pormenorizada), además de las plantillas necesarias para jugar, un marcador de turnos, una hoja de escenografía recortable (con dibujos magníficos de zonas boscosas y zonas edificadas) y fichas troqueladas con las unidades necesarias para jugar los 2 escenarios introductorios representando tropas francesas, rusas y austriacas.

Consideraciones generales
Es otro juego muy fácil de aprender... tras las dos primeras partidas de prueba. Como el reglamento está dividido en juego básico y avanzado, si se juega el básico, es muy ágil de jugar. Para usar las reglas avanzadas es más que recomendable haber jugado e interiorizado las reglas básicas. No es que sean muy complejas, sino que añaden realismo a la partida y en general hacen que cada fase sea algo más larga.
Esto nos lleva al realismo del juego

Dada la escala que se usa, donde el jugador puede desempeñar el papel del Emperador, no se mete en demasiadas complejidades tácticas, tales como el uso de los tiradores (que simplemente no aparecen, pues en las fichas de ejército está la característica de "Modificador de disparo" y se supone que aquí ya está incluida la capacidad de desplegar los tiradores o no). El movimiento de las unidades, gracias a la plantilla que nos proporcionan, hace que los giros sean verdaderamente reales. El diseñador hace que desaparezcan varias consideraciones tácticas, pues el nivel inferior del juego es el de regimiento.

Esto quiere decir: Cada unidad representa un regimiento. Cada miniatura de infantería representa a una compañía de infantería, un escuadrón de caballería, y las de artillería a una batería. Por ello, las órdenes que se pueden dar son a este nivel, y dadas las características de cada unidad, se supone que el coronel se encarga de hacerlas cumplir a sus batallones.

El uso de la caballería es de lo mejor que he visto en reglamentos napoleónicos, pudiendo reservar varias unidades (o todas) para poder usarlas en el turno del contrario.

Por tanto, la conclusión sacada hasta aquí es que se trata de un buen juego, y que para la escala a la que se juega, deja de lado aspectos tácticos, ofreciendo al jugador la oportunidad de realizar decisiones a nivel de Jefe de Ala o de Cuerpo de ejército.

Más adelante comentaré otros aspectos tales como interactividad, fases del turno y la nota final.