jueves, 25 de septiembre de 2014

Miniaturas históricas: Pintar e investigar

Hola a todos

Para pintar correctamente miniaturas históricas se requiere investigar. Si no se hiciera así, se correría el riesgo de hacer un trabajo con errores de bulto, de esos que cualquier aficionado a la época que estamos representando se daría cuanta y nos llamaría la atención, con toda la razón del mundo, por supuesto.

Cuando empecé a pintar estas miniaturas, no sabía ni si quiera los colores de cada objeto, y mucho menos el uso de cada parte. Sí conocía la existencia de los turdetanos, pero de ahí no pasaba. Así pues, me puse manos a la obra. Miré libros de historia, páginas de arqueología... Y aún así, es muy posible que haya cometido errores.

Hace ya unas semanas que los acabé. En esta entrada pongo el proceso de pintado y el resultado final. Espero que os guste






Primera fase: Preparación de las miniaturas
A.- Lanzas
Antes de empezar tuve que saber en qué mano iban. Lo cual queda explicado en ESTA ENTRADA
Más tarde comencé el proceso de taladrado







B.- Escudos
Los escudos venían con un reborde muy grande. Tan grande era el mismo que parecía parte integrante del escudo. Tras consultar varias páginas web, vi que se trataba de una rebaba gigantesca. Siempre consulto este tipo de cosas, porque a veces, se da el caso que eso que parecía una rebaba, formaba parte esencial de la miniatura. Así, para evitar accidentes y, de paso, aumentar la cultura, se investiga un ratín, que nunca viene mal.



Aquí, lo que se ve es solo el trabajo de cúter. Luego hubo que pulirlos con limas y lija.

Pintado e investigación
Tras una pequeña investigación, necesaria para poder colocar bien los escudos, así como para poderlos pintar adecuadamente, se pasó a la pintura y montaje. Aprovechando que estaba por Madrid, y como parte de esta investigación fui a ver el museo Arqueológico Nacional, donde hice algunas fotos:

 Empuñadura de oro de la espada espada de un rey. A los íberos les gustaba el oro más, que a un tonto una tiza.

 Lo que quedó de un casco ibero tras la batalla.

 Espadas y dagas de antenas

 Detalle de la fabricación de un gladio


 Falcata

 No me hubiera gustado estar debajo del casco de la derecha







 Detalle del agarre del escudo. Tal y como expliqué en otra entrada, este asa era horizontal.

 Restos de escudo redondo, que también podía estar forrado de cuero.

Umbo de escudo redondo

Una curiosidad: NO SE CONSERVA NINGÚN ESCUDO OVALADO, porque, según venía en una placa, se enterraban sobre él, junto con el resto de las armas. De esta forma, solo se conservan aquellas que eran de metal. Los colores y la decoración de los mismos está sacado de alguna descripción de historiadores romanos y de ilustraciones que logré por ahí.

Una vez de vuelta por casa, acabé el pintado de las minis. Una cosa he de aclarar NO HICE EL VIAJE exclusivamente para pintar estas minis. Simplemente aproveché el mismo para aumentar la información, y ampliar mi cultura.