martes, 21 de enero de 2014

WHITE DWARFT ya no existe: Un punto de vista personal

Hola de nuevo

Sé que se ha escrito mucho sobre el tema, que ya ha pasado un tiempo, ¿días? y que para muchos es un tema pasado, pero ¿Por qué no darle otro enfoque? Estoy hablando, como se indica en el título de la desaparición de la revista WHITE DWARFT de los kioskos españoles, que no de los ordenadores

Mucho tiempo ha pasado desde la aparición de esta portada: 



Como se puede apreciar, es la segunda reimpresión del número 1 de esta revista. Costaba solo 2$


Nació la revista como un apoyo a un juego que nacía en ese momento. Era pues una forma de darse a conocer a un mayor número de personas. Gracias a esta revista mucha gente se inició en este mundillo. Con el tiempo, a medida que la empresa fue creciendo, tanto las miniaturas como la propia revista fue mejorando. Mejores fotos, mejores artículos, mejor formato... Y naturalmente subió de precio. Que nadie piense que se pone una empresa para hacernos felices a los jugadores de wargames. 

Respecto a la política de precios se puede decir que han hecho alguna subida espectacular, pero comprensible. Me explico. Se trata del mismo caso que le ocurrió a "Chupa-chups" cuando subió el precio de 1 peseta a costar 5 pesetas de gope y porrazo, o sea, que su precio se multiplicó por cinco en una única subida. Y todo por aguantar los costes de producción hasta que llegó el momento en que, o subían el precio para hacer frente a dichos costes, o cerraban la empresa. Pues eso les pasó a G-W a mediados de los 90. Aumentaron la calidad y con ella, los costes. O incrementaban los precios o cerraban. Aún así, el precio resultaba bastante asequible para las nuevas generaciones de jugadores. Es verdad que las subidas podían haber sido más escalonadas, pero según me explicó uno de G-W, siempre intentaron retrasar lo máximo las subidas.

En esta época el juego tuvo un buen crecimiento, y la revista que lo representaba, con sus distintas políticas de salida (mensual, bimensual) también creció. Una buena época para los Warhammeros.

Este crecimiento se demostró en muchos aspectos: salida al mercado de nuevos ejércitos, nuevas ediciones, libros más lujosos, y la White Dwarft... subiendo como la espuma.

El primer porrazo sonoro en España (habrá habido más, pero ninguno tan sonoro) se lo dieron, según confesión de alguien que trabaja en G-W, con la edición en catalán del reglamento y haberlo incluido en todos los juegos vendidos en TODA España. ¿Qué pasó? La Generalitat subvencinó dicho reglamento para la mayor difusión del catalán. Hasta aquí la parte agradable. Pues bien, los hispanoparlantes no querían tenerlo en catalán y vendieron el reglamento por internet (e-bay, etc.) a un precio más bajo que el de mercado. Por tanto... No solo dejaron de vender reglamentos en catalán si no que sus propios clientes se convirtieron en sus competidores. Toda una visión comercial, que, según confesión (no diré jamás quién me lo dijo) no se vio compesnsada por la subvención recibida. 

Pero de este agujero se sale, y salieron porque es una multinacional. Otro porrazo, esta vez a nivel mundial: La revista, que es de lo que nos ocupa, empezó a decaer en sus artículos y además la distribución empeoró. Se quitó una parte importante del incentivo existente a los minoristas por la venta de la revista. Lo que se quiso fue monopolizar toda la distribución y así, el beneficio por la distribución de la revista solo recayera en la empresa. (Esta parte la sufrí yo, no me la contó nadie). Falta de visión comercial a largo plazo. Al eliminar los incentivos a personas ajenas a tu empresa por la venta de tus artículos  logras que no se empeñen en venderla y por tanto bajarán las ventas. 

Añadimos que los artículos empezaban a dejar de ser interesantes. Los de pintura no interesan a casi nadie, y el resto... 

Sumamos una subida brutal del precio que no se vio reflejada en mejora de los artículos

Resultado: Una revista cuyo precio excede con mucho la expectativa del comprador

¿Cuál es la solución empresarial? Eliminar aquello que nos hace perder dinero y sacarlo en formato digital. Pero subo el precio... ¿Es una buena idea? No lo se, no soy gerente de esa empresa, ni tengo información necesaria. Me gustaría pensar que la empresa seguirá. Es un icono del wargame con miniaturas, y sinceramente creo que es un error.

No se puede eliminar algo que es tu carta de presentación a aquellos que no te conocen. El formato digital está bien pero la revista tiene infinidad de ventajas. Una revista la puedes llevar al instituto, por ejemplo. Pienso que deberían variar un poco la política de "bicho grande". Mejorar los artículos, hacerlos amenos e interesantes, tanto para el neófito como para el veterano. La revista es amplia y hay espacio para todos.

Por cierto, la culpa de todos los males no lo tiene el hecho de haber salido a bolsa, como dicen algunos. Cotizar en bolsa abre un horizonte para la financiación y de crecimiento para las empresas que muchos ni se imaginan. Hay infinidad de empresas que cotizan en bolsa y tienen unos precios más que asumibles para sus productos (Mercadona, Zara...) Y un ejemplo de empresa con artículos a precio bajo y altos beneficios fue la Woolworth. En la época de mayor auge su dueño pagó al contado el edificio que lleva su nombre en Nueva York. Bolsa no es sinónimo de malas prácticas contra el cliente, ni mucho menos, ni precios bajos están reñidos con beneficios ingentes.